Por qué “hacer una vez y olvidarse” no es una buena estrategia para tu salón de belleza o spa

Mujer feliz

La estrategia empresarial más peligrosa de un propietario de salón de belleza o spa es la de programar las cosas, definirlas, hacerlas y luego olvidarse de ellas. Vamos a explicarlo mejor: no puedes evaluar la eficiencia de tus empleados una vez y esperar que durante años se mantenga igual. No puedes tampoco hacer una previsión de ventas una vez y esperarte que se mantenga invariada durante décadas. No puedes dar un aumento salarial a un empleado esperando que se conforme con el mismo para siempre.

El deseo principal del propietario de un salón de belleza, o spa, es el de encontrar esa fórmula mágica que permita ocuparse de las cosas una sola vez y no tener que volver a hacerlas. En realidad no existe un negocio que pueda funcionar de esa forma: en la vida todo está sujeto al cambio. En todo caso, no te preocupes: siguiendo los consejos que te daremos a continuación te resultará fácil seguir el ritmo y adaptarte al cambio.

Aquí van 6 consejos que te ayudarán en la estrategia de tu salón de belleza o spa.

1) No te limites a poner los cimientos: Que hayas puesto los cimientos de tu estrategia, no quiere decir que el trabajo esté acabado. Tienes que empezar a construir la casa para que funcione. Todos los elementos de tu estrategia necesitan ser revisados y actualizados. ¿Qué puntos de esa estrategia no funcionan correctamente? ¿Cuáles de ellos necesitan un cambio? Tu liderazgo no se basa en los cimientos que pusiste, sino en el trabajo que haces a continuación.

2) Los empleados necesitan seguimiento y mantenimiento: Ser el líder de tus empleados puede llegar a ser frustrante y, a veces, extenuante. Puedes llegar a tener el equipo perfecto y, al mismo tiempo, tener que enfrentarte al abandono de uno de sus miembros al día siguiente. De esa forma, tu confianza en las personas podría verse comprometida. Sin dudas, si entiendes a tus empleados todo será más fácil. ¿Qué es lo que los inspira? ¿Qué es lo que piensan? ¿Cómo puedes sacar su máximo potencial?

3) Tu plan financiero necesita atención: El plan financiero de tu empresa es algo que necesita atención constante y algunos ajustes a lo largo del tiempo. La estrategia correcta es la de planear de forma constante cada acción según los resultados alcanzados. Casi todos los problemas de liquidez se deben a la falta de costumbre de los propietarios de salones y spa de llevar a cabo dicha planificación y el oportuno seguimiento de la misma. La falta de atención y disciplina pueden llevar a problemas muy serios en relación a tus beneficios.

4) El nivel de satisfacción de los clientes se puede medir: Es fácil ver si tus clientes tienen una buena imagen de tu salón de belleza. Sin embargo, la satisfacción del cliente es algo que se tiene que medir también. El número de nuevos clientes y el ratio de retención son los dos elementos más importantes. Claramente, los resultados irán cambiando a lo largo del tiempo y, saber en cada momento a qué punto se encuentran es lo que permite ajustar la estrategia según necesidad. Fijar un objetivo y olvidarse al día siguiente es lo peor que puedas hacer.

5) Dilo una y otra vez: La comunicación con tus empleados es lo que permite mejorar los resultados de tu salón de belleza, o spa. Si piensas que una reunión al mes o, peor, cada trimestre sea suficiente, te estás equivocando. La comunicación es algo que tienes que cuidar cada día. Pocos minutos al día pueden ser suficientes para entender a tus colaboradores, conocer sus opiniones e inquietudes, y ajustar la estrategia si fuera necesario. Convertirte en el punto de referencia para tus empleados es la clave del éxito. Tu tarea principal es la de proporcionar la información, aclarar las expectativas y solucionar los eventuales problemas. Te preguntarás: “Pero, ¿cuántas veces tengo que decírselo? La respuesta es sencilla: ¡UNA Y OTRA VEZ!

6) Lo que está encima de la mesa: Los propietarios de salones de belleza y spa tienen la mala costumbre de llenar su mesa con miles de cosas diferentes, que no consiguen mantener en orden y organizadas. Encima de la mesa ponen sobre todo muchos “me gustaría hacer”, para luego no dejar espacio a los “lo tengo que hacer”. Saber lo que tienes encima de la mesa es fundamental para entender qué es lo que tiene más importancia. ¿Estás dedicando suficiente atención a las personas, la planificación, el control financiero, la atención al cliente, etc.? No tienes que hacerlo todo a la vez; sólo tienes que centrarte en las prioridades.

¿Crees no tener suficiente tiempo para todo? Eso es por qué sigues estancado en la idea del “hacer y olvidarse”. Una buena estrategia para tu salón de belleza o spa no puede prescindir de un seguimiento constante. Olvídate de lo que no tiene importancia y cuida lo que sí la tiene.