10 consejos para hacer de 2016 el mejor año de tu salón de belleza o spa

mujer de negocio

Bienvenidos al 2016. Las celebraciones para el nuevo año ya se han acabado desde hace un tiempo…el 2015 es historia. Un nuevo año siempre lleva consigo un aire de novedad. Si el 2015 ha sido un buen año para ti, probablemente has empezado el 2016 con ganas y optimismo. Si al contrario, ha sido un año difícil, ha llegado la hora de cambiar página.

No importa si te sientes mal, bien o indiferente con respecto al 2015; lo que cuenta es que ahora tienes la posibilidad de enseñar al mundo de lo que eres capaz. Tus ideas y sueños pueden convertirse en realidad; así que, no pierdas tiempo y ponte en marcha.

Aquí van 10 consejos que puedes aplicar a tu estrategia empresarial, que te ayudarán a hacer de 2016 el mejor año de tu salón de belleza o spa.

1. Deshazte de los pensamientos negativos – Un emprendedor vive constantemente el miedo generado por malas experiencias pasadas, periodos difíciles, situaciones económicas complicadas, enfrentamientos con empleados etc. ¿Sabes qué? No eres una víctima, ya que casi el 100% de los emprendedores que se han encontrado en esas situaciones, son los mayores responsables de haberlas provocado. No es cuestión de mala suerte, es cuestión de cambiar tu actitud mental. Deshazte de los malos pensamientos y empieza desde cero. Eres el único responsable de tu destino.

2. Exponencial y monumental – Las palabras “pequeños pasos” no tienen que incluirse en tu estrategia empresarial. Dar “pequeños pasos” significa ir demasiado lento, ya que cada paso tiene que estar planificado, monitorizado y evaluado antes de dar el paso siguiente. ¿Por qué no dar un paso monumental este año? ¿Qué podrías conseguir a través de él si te deshaces de todas las barreras mentales que te han limitado el año pasado? Con “pequeños pasos” se consiguen pequeños resultados. Este año fíjate sin miedo en un objetivo enorme.

3. Planifica con un objetivo claro en mente – Si ya tienes claro el objetivo monumental que te espera este año, necesitas un plan. El plan tiene que crearse empezando por el objetivo. Haz que sea sencillo de seguir y no permitas al miedo y las dudas destruirlo.

4. Acepta la imperfección – Aunque tengas el mejor de los planes es muy probable que el mismo no se desarrolle exactamente como lo has pensado. Tienes que aprender a aceptar dichas imperfecciones ya que, al fin y al cabo, son parte del juego. La realidad no se lleva bien con planes extremadamente detallados. Si eres capaz de aceptar la realidad sabrás responder de la forma correcta a los inconvenientes que se presentan a lo largo del camino.

5. El ritmo necesario para alcanzar el objetivo – Si intentas alcanzar un cierto objetivo en 2016, es importante que determines a qué ritmo tienes intención de llegar hasta allí. Las empresas más exitosas son justo las que mantienen un ritmo sostenido, son las que desprenden más energía y trabajan con un sentido de urgencia. Si el ritmo de trabajo de tu salón, o spa, es letárgico, la primera tarea será la de despertar (a ti mismo y a todo tu equipo).

6. Marcar los progresos por semestre – Enero, Febrero y Marzo representan el primer trimestre: ¿dónde estará tu empresa a finales de Marzo? ¿Qué se puede mejorar en los meses siguientes? Si divides el año en trimestres tendrás la posibilidad de reaccionar mejor a las situaciones que se presenten y decidir estrategias que puedan mejorar los resultados en el menor tiempo posible.

7. Mide lo que importa – El crecimiento de un negocio siempre está determinado por números. No se trata únicamente de trabajar la estrategia, sino de medir los resultados conseguidos a través de la misma. Para los salones de belleza y spa, los números más importantes a medir son: el porcentaje de reservas y reservas recurrentes, la retención de clientes y el ratio de productividad (es decir, el porcentaje de horas de trabajo disponibles y las horas vendidas).

8. No te canses de decirlo… – La pregunta es: ¿cuántas veces tengo que decírselo? La respuesta: “hasta que lo entiendan” Utiliza todos los medios para que tu estrategia se entienda, para que cada miembro del equipo entienda su rol dentro de la organización, para que la filosofía de tu negocio sea clara y precisa.

9. Deshazte de las anclas – Si en tu equipo hay personas que representan un límite antes que una ayuda para alcanzar el objetivo, tienes dos posibilidades: conseguir que vuelvan a creer en tu negocio o deshacerte de ellas. Aunque suene duro, hay que entender que las anclas son para los barcos, y no para empresas que intentan crecer. Las anclas son un freno para toda la organización y para las personas que creen en ella.

10. Podemos conseguirlo – Puede que alcances tu objetivo monumental para 2016, o puede que no. Puede que llegues muy cerca de alcanzarlo y que tengas de todos modos un año estupendo. Lo cierto es que si dejas que las malas decisiones y los pensamientos negativos que han afectado tu 2015 sigan en 2016, no podrás quejarte del resultado final. Haz que tu lema este año sea: “Podemos conseguirlo” y trabaja duro para que se convierta en una realidad.

¿Qué harás tú para que este año sea el mejor para tu negocio?