Cómo superar el agobio como propietario de un salón de belleza, o spa

propietario salón de belleza

Las personas no son ordenadores: no puedes reiniciarlas, desinstalar los programas que crean problemas y volver a empezar. Las personas tienen emociones que afectan a su vida personal y profesional.

Como propietario de un salón de belleza, o spa, tus responsabilidades son muchas:

- Tienes que liderar al equipo
- Tienes que motivar a tus colaboradores
- Tienes que tomar decisiones importantes
- Tienes que mantener bajo control las finanzas
- Tienes que mantener la disciplina
- Tienes que ser un punto de referencia para los demás etc.

En esta situación es normal sentirse agobiado de vez en cuando. Sin embargo, el agobio es enemigo de los negocios y hay que saber cómo superarlo. A continuación te dejamos algunos consejos para contestar a la pregunta: “cómo superar el agobio como propietario de un salón de belleza, o spa”.

1) Cambia tu perspectiva: Los desafíos que alimentan tu agobio siempre tienen una solución. Quizás hayas tomado decisiones equivocadas o hayas procrastinado demasiado. Puede que no hayas prestado demasiada atención o entendido las señales de alerta a tiempo. Si es así, solo tienes que cambiar tu perspectiva.

Si piensas que los problemas se pueden solucionar, será mucho más fácil solucionarlos. Una vez que cambies tu forma de pensar y te centres en la solución, llegarás a tener la situación bajo control. Cree en ti mismo y el agobio desaparecerá.

2) Acepta tus responsabilidades: Si tiendes a evitar enfrentarte a los problemas, es posible que no estés aceptando tus responsabilidades. Evalúa atentamente las causas del problema, y piensa si tu forma de actuar haya contribuido a crearlo. ¿Existe una solución? ¿Cuál es la mejor forma de reaccionar? ¡Evita las excusas y pasa a la acción!

3) Aclárate sobre qué tienes que cambiar: Ahora que has cambiado tu perspectiva, has entendido que las causas de tu agobio tienen solución. Te has enfrentado a las causas y tienes la situación bajo control. Solo te queda por aclarar qué tienes que cambiar exactamente para que tu negocio vuelva a tener éxito. Cuando tienes un cuadro muy preciso y detallado de la situación, el agobio será solo un recuerdo.

Identifica las tres cosas principales que tienes que cambiar. Sé honesto en tu análisis. A veces podría ser un problema financiero, otras veces un problema de filosofía empresarial; lo importante es que evalúes atentamente la situación. Una vez tengas claras las tres cosas principales que necesitan tu atención inmediata, ha llegado la hora de actuar.

4) La solución que temes más: En la mayoría de los casos, la solución que temes más es la que tienes que implementar. Muchos propietarios de salón de belleza, tienden a estar tan agobiados porque no son capaces de aceptar los desafíos necesarios para solucionar los problemas principales.

Normalmente, tememos una solución porque comporta un reto; por ejemplo, aprender algo nuevo o tomar decisiones difíciles. La solución más difícil es, probablemente, la que puede solucionar el problema desde la raíz. Si no llegas al fondo del problema no hay solución.

5) Simplifica todo lo que puedas: En muchos casos, el agobio está provocado por una excesiva carga de responsabilidades. ¿Quién no se sentiría agobiado si tiene demasiadas cosas para pensar, controlar o gestionar? La clave está en simplificar y en saber delegar.

Si eres una maniático del “micro-managing”; es decir, de querer gestionar cada pequeño detalle del negocio por ti mismo, no podrás nunca escapar del agobio. Si sabes individualizar las tareas principales que requieren tu atención directa, y delegar las demás a otros miembros del equipo, serás a un paso de solucionar tu agobio.

6) Mide el progreso: En el momento en que implementes un cambio en tu salón de belleza, o spa, tienes que medir los resultados obtenidos. Antes de todo, es necesario tengas una idea precisa de tus objetivos. ¿Qué quieres conseguir y en cuánto tiempo lo quieres conseguir? Solo con una idea precisa en mente puedes obtener resultados significativos.

El agobio se crea cuando nos sentimos perdidos, inseguros. Saber exactamente lo que quieres, y cuando lo quieres, es la mejor manera para deshacerte de esa sensación agobiante que te limita.
A este punto, en el momento en que te sientes agobiado, intenta hacer lo siguiente:

- No procrastines
- No busques excusas
- Actúa
- Focaliza en la solución
- Siéntete seguro de ti mismo
- Emprende el camino correcto
- Lleva tu equipo por ese camino hasta alcanzar el objetivo

Sentirse agobiado es una elección. Elige deshacerte de esa sensación de una vez por todas.