Profesionalidad y éxito en el mercado de la belleza

mujer de éxito

Si ya tienes un salón de belleza, o estás a punto de abrir uno, construir tu reputación tendría que ser tu primera preocupación. Tu profesionalidad no es una simple etiqueta que te atribuyen; tiene que ver con tu actitud, integridad, confianza y respeto para los demás.

En el mercado de la belleza, como en cualquier otro sector, la profesionalidad es algo que se conquista y tiene que ver con la imagen que eres capaz de transmitir a los demás. El éxito en el mercado de la belleza se conquista con mucho trabajo y esfuerzo, pero tiene una gran recompensa.

En este artículo te daremos 10 consejos para crear la carrera y conseguir el éxito que te mereces

1) Gánate el éxito cada día: El éxito se gana día tras día dando lo mejor de ti en cada momento. Estar atento a los desafíos que se te presentan en el camino, estar listo a luchar, es un claro reflejo de tu seriedad y de tus ganas de triunfar.

2) Pon a prueba tus límites: Hay días malos que pondrán a prueba tu límite de aguante en tu carrera y profesión. Aunque puedan parecer obstáculos, en realidad te permiten conocerte mejor. Conocer tu límite es la mejor forma para demostrar a ti mismo que eres capaz de superarlo. El trabajo fácil te deja estancado en tu zona de confort; sal de ella y emprende el camino hacia la excelencia.

3) No tienes el “derecho” de ser considerado un profesional: Esta afirmación puede parecer algo extraña. En realidad, son muchos los propietarios de salones de belleza, o spa, que piensan tengan el derecho de ser considerados excelentes profesionales, solo por el rol que cubren dentro de la empresa. La profesionalidad tienes que ganártela, así como el éxito. Una carrera se construye, y no se recibe como un regalo.

4) Imagen y reputación: Perseguir una carrera y el éxito significa vivir debajo de un “microscopio público”. Tus acciones y palabras están ahí para ser evaluadas, juzgadas y criticadas. Sobre todo en la era de las redes sociales, donde es muy fácil expresar la propia opinión públicamente, perder tu reputación puede ser una cuestión de pocos segundos (o pocos mensajes). Intenta proteger tu imagen y reputación evitando situaciones que podrían ponerlas en peligro.

5) No te eches nunca para atrás: Este punto es muy fácil de entender, pero a la vez difícil de cumplir. Un profesional de éxito nunca se echa para atrás, sobre todo en situaciones difíciles. Estar ahí, estar presentes, significa ser un líder de confianza. Las personas que tienden a echarse para atrás, son justo las que quieren resultados sin querer salir de su zona de confort.

6) Busca asesoramiento de los mejores: Cuando pides asesoramiento a las personas que ya han conseguido lo que quieres conseguir tú, creas las condiciones para crecer y convertirte en un profesional de éxito. Hay personas que rechazan la idea de pedir consejo, de hacerse guiar; esas personas son las que nunca podrán alcanzar un nivel de profesionalidad envidiable. Dejar de aprender es lo peor que puedas hacer.

7) ¡Cuidado con tu ego!: Si no mantienes bajo control tu ego, es posible que acabe haciéndose tan grande que no podrás controlarlo. No hay nada malo en amarse a uno mismo, pero hacerlo sin control puede hacerte aparecer un idiota. Cuando alcanzas el éxito te mereces un reconocimiento, pero pretenderlo a toda costa no es bueno para tu imagen.

8) Medir es descubrir la verdad: Si el éxito que enseñas a la gente es real, no tienes que preocuparte; pero, en el caso ese éxito sea solo un montaje para cubrir problemas, entonces tendrías que plantearte hacer un examen de conciencia. Existen muchas cosas que se pueden medir en tu salón de belleza: aspectos financieros, operaciones, beneficios etc. ¿Qué dicen de ti y de tu empresa los resultados? ¿Está todo marchando de la forma correcta, o hay algo que se podría mejorar? Si todavía no lo has hecho, mide tus resultados ahora mismo.

9) Abraza la “profesionalidad”: Como decíamos antes, la profesionalidad es una característica que se conquista con trabajo, y esfuerzo. Eres tú que decides hasta que nivel quieres ser un buen profesional. ¿Qué nivel de compromiso tienes con tu empresa, tus clientes, tu ética laboral etc? Todos estos puntos te darán una imagen muy precisa del tipo de profesional que eres.

10) Ayuda a los demás: Todo lo que has conseguido hasta este momento, lo debes seguramente a alguien que te ha ayudado, enseñado y guiado. Ahora que eres el profesional que querías ser, ha llegado la hora de devolver el favor a los que vendrán después de ti. Enséñales el camino que has seguido, ayúdales paso a paso para que se conviertan en los profesionales que se merecen ser. Ser un mentor es la mejor manera para seguir construyendo tu reputación.

A este punto, evalúa atentamente tu modelo de negocio y tu imagen como profesional. Si ninguno de estos puntos se ve reflejado, tendrías que plantearte un cambio.

Crear una carrera de éxito y ser un excelente profesional no siempre es fácil, pero es necesario si quieres que tu empresa triunfe.