La importancia de la misión como propietario de un salón de belleza, o spa

propietario salón de belleza

¿Cuál es la razón principal por la que montaste tu salón de belleza, o spa? Esta pregunta, aunque parezca sencilla, es la más importante que puedas hacerte. Imagino que entre estas razones haya también un componente económico; pero, ¿es hacer dinero tu único propósito?

Si el trabajo que haces tiene un sentido para los demás, el dinero llega por sí solo. Si trabajas con pasión, integridad y respecto, el dinero llegará. Si el trabajo que haces tiene un propósito, el dinero es una directa consecuencia del mismo. Entonces, ¿cómo se tiene que considerar el dinero? Nosotros creemos firmemente que se trate de una forma de medir el esfuerzo y los resultados obtenidos.

Hay otra cosa mucho más importante del dinero; se trata de la misión. ¿Cuál es tu misión como propietario de un salón de belleza? ¿Para qué estás luchando en este momento? Recuerda que la misión no es importante solo para ti, sino para todos los componentes de tu equipo. A continuación te dejamos 6 consideraciones que te ayudarán a mantenerte enfocado en la misión de tu negocio.

1) El trabajo es trabajo…: A falta de una misión, el trabajo es simplemente trabajo; una inversión de tiempo a cambio de dinero. Es cierto que tienes que vivir, pagar tus facturas, poner comida en la mesa y tener un sitio dónde vivir, pero trabajar sólo por el retorno económico no nutre tu ánimo. La misión da un sentido a tu trabajo. La misión te hace levantar con ilusión cada mañana y mantiene viva tu motivación

2) La misión atrae y retiene: Todos los líderes quieren grandes talentos en sus filas. La misión que tú y tu equipo os habéis planteado es el punto de diferenciación respecto a la competencia.

Las personas con talentos se sienten atraídas por empresas que luchan con una misión precisa; se sienten motivados a entrar en el equipo y unirse a la causa. Además de eso, son más propensos a quedarse, ya que irse significa también separarse de la misión y de la cultura de empresa.

Si tu salón de belleza tiene problemas en reclutar talentos es posible que no exista una misión que sea lo suficientemente atractiva.

3) Transmite la misión sin descanso: Una misión tiene que mantenerse viva en todo momento. Tus colaboradores necesitan saber por qué el trabajo que hacen es especial y esencial. Las personas se esfuerzan más cuando son conscientes de que su trabajo está haciendo la diferencia.

Los talentos son más eficientes cuando contribuyen al éxito; así que, transmitirles su misión en cada momento es una fuente de motivación imprescindible.

4) La misión de todos: Una misión es algo que se comparte, no tiene nada que ver con el individuo. Aunque sea cierto que cada uno contribuye a la misión, la misma tiene que ser percibida y aceptada por el equipo en su totalidad. Los que trabajan sólo por su sueldo, que sienten tener únicamente una misión personal, que no puede ser compartida, no están realmente contribuyendo al éxito de la empresa.

Como propietario de tu salón de belleza, o spa, tienes que transmitir esta idea a todos tus colaboradores. En el momento que entiendan que son parte de una familia, una entidad que trabaja por el bien de todos, se sentirán más involucrados en el proyecto y más felices de trabajar para ti.

5) Cuidado con cansarse de la misión: A lo largo del tiempo, hay personas que podrían cansarse de perseguir la misión. Tú también podrías sentir un cierto cansancio cuando notas que la misión tarda en cumplirse, que los obstáculos dificultan el éxito.

Es cierto, hay momentos en que necesitas recargar las pilas; no podemos estar siempre al 100% Así que, si sientes este cansancio no te olvides de la misión, pero tomate un descanso. Desconectar y volver a la misión con más fuerza, y más convencimiento que antes, es la clave para no perder nunca la fe en ella.

Si todavía no tienes clara tu misión, reflexiona sobre ella e intenta hacerte una idea precisa de lo que quieres conseguir. Una vez que la tengas clara, lucha por ella. Dinero y éxito llegarán sólo si tienes en mente en cada momento qué te ha llevado hasta aquí. ¡Ha llegado la hora de pasar a la acción!