Contratar a un nuevo empleado. ¿Qué es lo que cuenta?

empleadas-peluqueria

Recibes una llamada de alguien interesado en tu oferta de trabajo en el salón. Lo primero que te pregunta es: “¿Qué salario ofrecéis?

Nunca hemos entendido por qué el tema del sueldo empiece antes de poder preguntar: “Cuéntame algo sobre tu experiencia”.

Contratar a un estilista, masajista, esteticista etc. tiene que ver con encontrar la persona que encaje con los requerimientos en términos de experiencia, competencia y personalidad. No se trata únicamente de contratar a un empleado, sino de encontrar la persona correcta para cubrir el puesto. Es una inversión de tiempo, energía y recursos que representarán una oportunidad de crecimiento para el profesional seleccionado.

Si el sueldo es el único tema importante en la entrevista, algo no funciona. Muchos propietarios de salones de belleza, centros de estética y spas se encuentran estancados en la conversación sobre el sueldo, o eventuales comisiones, mucho antes de saber si esa persona es la adecuada. El tema del sueldo tiene que llegar solo en un segundo momento.

En este artículo te enseñaremos cómo enfrentarte al proceso de selección sin quedarte estancado en el tema del sueldo. De esa manera aprenderás a contratar a un nuevo empleado de la forma más eficaz.

1) El candidato se vende y tú lo compras – Para que el candidato pueda ser seleccionado, tiene que saber “venderse”. Centrarse de inmediato en el tema del sueldo comporta un problema de enfoque importante. El dinero no deja espacio al concepto de oportunidad. Si lo que ofreces al candidato es la oportunidad de crecer como profesional, y de perseguir una carrera en el sector, este tendría que ser uno de los puntos más importantes en la entrevista. Reflexiona sobre lo que estás ofreciendo realmente: ¿Sólo es dinero o es una oportunidad?

2) Antes de todo la historia del candidato - Tu primer objetivo en la entrevista tiene que ser aprender todo lo que puedas sobre la historia profesional del candidato. Ayúdale a quedarse centrado en su curriculum, y pregúntale sobre su experiencia y aspiraciones. Si te pregunta enseguida sobre el sueldo, contesta algo parecido a: “Ya llegaremos a este punto, pero antes me gustaría saber algo más de ti”.

3) Aclara todos los puntos del curriculum – Una de las cosas más importantes es tener una idea clara de toda la historia profesional del candidato, y de aclarar los puntos que pueden parecer problemáticos. Por ejemplo, el candidato podría contarte de haber tenido problemas con su anterior jefe. Pregúntale más en detalle sobre el problema y asegúrate que lo mismo no pueda pasar también en tu salón. No cuentes más sobre la oportunidad que estás ofreciendo, antes de haber aclarado todos los puntos que consideras oportuno tratar.

4) Ahora, cuenta tu historia… - A este punto ha llegado el momento de contar la historia de tu negocio, y qué es lo que ofreces concretamente. Empieza contando algo de tus inicios, subrayando eventuales logros. Comparte tus historias de éxito y facilita detalles sobre el sistema de trabajo, la cultura empresarial, la misión y visión etc. A continuación, puedes explicar cómo serán los primeros días en la nueva posición y qué expectativas tienes. De esa manera estarás explicando en detalle las características del puesto y los beneficios que el candidato puede esperarse trabajando por ti. No hables del sueldo todavía y céntrate en los beneficios principales del puesto en general.

5) ¿Es el candidato correcto? - A este punto ambas partes han tenido la oportunidad de conocerse mejor. Has escuchado la historia del candidato y él ha podido saber más sobre tu negocio. En una entrevista de trabajo, no se trata únicamente de evaluar al candidato. En realidad la evaluación es recíproca. Ha llegado el momento de saber si hay interés por ambas partes en empezar esta colaboración. Pregunta al candidato si cree que el puesto de trabajo que ofreces podría interesarle. Si la respuesta es “sí” puedes seguir en el proceso de selección, si es “no” pregúntale el por qué e intenta entender la razón de su hesitación.

6) La decisión mutua - Si ambas partes habéis “sobrevivido” hasta la fase 5 de la entrevista, ha llegado el momento de tratar el tema del sueldo. Eso no quiere decir que el candidato seguramente aceptará tu oferta, pero tendrá todos los elementos para tomar la decisión correcta. Ahora el sueldo no será su única preocupación, ya que conocerá todas las demás cosas que puedes ofrecerle.

Recuerda que son pocas las personas que aceptan un trabajo sólo por el sueldo (hay profesionales así, pero son una minoría). Hay otros elementos que se toman en cuenta, como las oportunidades de carrera o de crecimiento profesional.

Si te has encontrado estancado en el tema del sueldo demasiado pronto durante el proceso de selección, la culpa no puede recaer únicamente sobre el candidato. Tienes que aprender a guiar de la forma más eficaz la entrevista. Si sigues estos seis pasos, contratar a un nuevo empleado será mucho más fácil.