Cómo limitar el abandono de los empleados de tu salón, o spa

abandono-de-los-empleados

Todos sabemos que los empleados van y vienen; en inglés este mecanismo se define “turnover” (rotación). Aunque se trate de algo inevitable, existen algunas técnicas que te permiten limitar el abandono de los miembros de tu equipo.

Formar a un empleado para luego verle abandonar su puesto de trabajo, es uno de los problemas más grandes a los que tienes que enfrentarte como propietario de un salón de belleza, o spa.
Sin embargo, no hacer nada para contener este fenómeno, es uno de los errores más graves que puedas cometer.

Si un empleado deja su puesto de trabajo por razones que no sean:

- Problemas personales
- Cambio de residencia
- Problemas de salud
- Una oportunidad profesional que tu empresa no le puede ofrecer

…tu sistema de retención de empleados está fallando. Pero, ¿dónde está el problema?

Seamos sinceros: la rotación de empleados es un duro golpe. Todo ese tiempo dedicado al reclutamiento, su formación y desarrollo profesional representa una pérdida importante.

Sin embargo, ¿qué pensarías si te dijéramos que tu modelo de gestión, o liderazgo, podría haber empujado al empleado fuera de la puerta?

Es bastante frecuente que los problemas relacionados con la retención de empleados, se atribuyan a la natural rotación de la que hablábamos antes. En realidad, no siempre es así y no se puede tomarla como excusa para no enfrentarse a los verdaderos problemas del salón.

Limitar el abandono de los empleados es tu responsabilidad en todo momento. A continuación te dejamos una lista de señales que demuestran claramente que tu sistema de trabajo necesita cambiar, si quieres limitar el abandono de los miembros de tu equipo.

1) Comportamientos inaceptables como retrasos, absentismo, baja productividad aumentan de forma considerable: Son una señal muy clara que algo en tu sistema de gestión está fallando. Una actitud negativa, y un sentido constante de frustración, están siempre originados por algo. Como líder tienes que empezar a comunicar de forma más abierta, y clara con tus empleados. Si empiezas a ignorar estas actitudes, el tiempo las agravará.

2) El estrés en tu salón ha aumentado y los empleados muestran signos de cansancio e insatisfacción: Uno o dos empleados abandonan su puesto de trabajo, y en breve tiempo todos los demás los siguen. En este caso, la única manera para evitarlo es la de entender el origen de su insatisfacción. ¿Qué es lo que está influyendo negativamente en su moral y motivación? ¡Invierte tiempo en entenderlo y ponerle arreglo!

3) Los empleados se quejan siempre más de su gerente: Esta también es una señal muy clara de que algo va mal. Muy a menudo, atribuimos la frustración de un empleado a su manera de ser, a algo de lo que no tenemos la culpa. En realidad, en la mayoría de los casos estas quejas están justificadas. En este caso también es muy importante entender el origen del problema. ¿Qué es exactamente lo que da origen a la queja? ¿De qué se está quejando realmente el empleado?

Recuerda que el nivel de retención de empleados es un indicador del éxito del salón. Es el resultado de tu sistema de liderazgo, y de la cultura empresarial que está a la base de tu negocio.
La cultura empresarial es sin dudas un factor motivador muy importante, a la hora de retener a los empleados; atrae a los nuevos empleados y los hace sentir parte importante de un proyecto común. Al mismo tiempo, la cultura empresarial crea un compromiso del empleado con tu salón de belleza, o spa.

Cuando ya no hay compromiso, la cultura está fallando y arrastrando la empresa hacia abajo. La hace ineficiente, así que el personal pierde la fe en ella y decide irse.
Cuando la rotación de empleados empieza a convertirse en un problema, la cultura empresarial está contaminada. Si eres el líder, no hay dudas de que hayas contribuido a su fracaso. Basta una actitud negativa perpetrada durante demasiado tiempo, para crear el problema.

Por finir, si tu salón de belleza, o spa, tiene que enfrentarse demasiado a menudo al abandono de los empleados, empieza a evaluar atentamente tu sistema de trabajo, y tu capacidad de liderazgo. Hazte unas simples preguntas:

- ¿Estoy comunicado correctamente con mis empleados?
- ¿Los estoy entendiendo?
- ¿Estoy buscando una solución a los problemas que se presentan en el día a día?
- ¿Cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles de mi cultura empresarial?

Sé sincero en contestar a estas preguntas, y tendrás una idea más clara de los pasos a seguir para sanar la situación. Recuerda que limitar el abandono de los empleados tiene que ver con tu actitud, en todo momento.