Los 10 peores comportamientos de propietarios de salones y Spas

Jefe malo

Todo líder quiere que la performance de su negocio sea impecable; sin embargo, eso pasa muy raras veces. Un líder necesita que sus empleados crean en la empresa y apoyen su misión y visión. Al mismo tiempo, quiere que los empleados sean leales y respetuosos, sin pensar que estas cosas hay que ganárselas. Todo líder desea importantes beneficios para su negocio; sin embargo, el beneficio siempre es consecuencia de una correcta gestión de los recursos financieros. El liderazgo no es pan comido para nadie.

Todo lo que pasa en la empresa es responsabilidad del propietario. Si algo no va bien, los objetivos no se alcanzan y aumentan las deudas. La forma de pensar y de actuar del líder es fundamental y determina el éxito o fracaso del negocio.

En este artículo te enseñaremos las 10 peores comportamientos de un líder que pueden comprometer los resultados de la empresa.

1) No escuchar y no estar presente: No escuchar y no estar presente en el momento en que tus empleados lo necesitan es una falta al respeto. Nadie quiere ser considerado irrelevante. No es necesario que escuches a tus empleados inmediatamente, pero tienes que darles la posibilidad de expresarse en el momento adecuado. Liderar a un equipo significa conectar con cada persona que lo compone.

2) Llegar con retraso: Dejar que los demás te esperen es otra forma de falta al respeto y una pérdida de tiempo. Un líder que valora la puntualidad la transmite a los miembros de su equipo. No importa lo bueno que seas en otros aspectos; si llegas en retraso pierdes credibilidad.

3) No cumplir promesas: Si prometes algo, lo tienes que mantener. Dar tu palabra se convierte en un contrato. Has creado una expectativa y no cumplir la promesa significa perder gran parte de tu credibilidad y liderazgo.

4) Comprometerse excesivamente: Aunque seas un as en llevar a cabo muchas tareas al mismo tiempo, no te comprometas más de lo que puedas permitirte. Comprometerse y no poder cumplir significa crear frustración a nivel personal y en todos los miembros del equipo.

5) Pensar solo en números: No soy un número. Mi nombre es Juan, creo en la bondad de las personas y me considero muy apasionado y un amante de mi trabajo. No lucho para los números…los números son simples cifras. Pasión, compromiso, tenacidad, valor, integridad, el deseo de ganar…estas son la cosas importantes.

6) Hacer favoritismos: Cada negocio tiene sus empleados claves, los que aportan más a la empresa. Sin embargo, favorecer a estos individuos puede significar perder la confianza y el compromiso de los demás. Es difícil dar el 100% cuando se te considera un “ciudadano de segunda”.

7) No saber delegar: Para muchos líderes una tendencia común es la de querer controlarlo todo. Desafortunadamente, este tipo de comportamiento no es beneficioso para la empresa. Hay que saber delegar y confiar en los empleados, asignando responsabilidades y fijando objetivos claros. Conviértete en el maestro de orquesta y deja que sean los demás a tocar el instrumento.

8) Sentirse el rey del reino: Eres el líder, pero no el rey de tu reino. No puedes comportarte como quieras, esperando que los demás no sigan tu ejemplo. Que tú seas responsable de liderar tu empresa no te da máxima libertad en tu forma de comportarte. Te ganas el derecho a liderar a través de tus acciones, decisiones y tu comportamiento.

9) Procrastinar: Si hay que hacer algo, ¡hazlo! Procrastinar significa evitar tu responsabilidad. La pereza no es parte de las características de un líder de éxito.

10) No tener disciplina en temas financieros: Para algunos líderes el tema financiero es un gran problema. Los beneficios no se alcanzan por casualidad. Si no tienes un plan financiero claro y alcanzable, que cubra por lo menos un año, no te esperes grandes resultados. Recuerda que de tu empresa, y de ti, depende el bienestar de todos los miembros de tu equipo.

¿Estás listo para convertirte en el líder que tendrías que ser?