Trabajar para alcanzar la meta en tu salón, o spa

propietaria salón de belleza

Si eres propietario de un salón de belleza, o spa, seguramente tienes en mente una meta para tu negocio. Puede tratarse de una meta en términos económicos, o de calidad del servicio. Sea cual sea, lo más importante es que todos los miembros de tu equipo la conozcan y estén esforzándose para alcanzarla.

Muchos propietarios de salones, y spa, pretenden que se trabaje muy duro para alcanzar algo que, ellos mismos, no tienen claro. En el caso lo tengan claro, no son capaces de transmitirlo al equipo; así que, sus colaboradores se sienten perdidos y muy confundidos acerca de las expectativas.

Empieza por preguntar a cada uno de los miembros de tu equipo si saben qué objetivos tiene el salón para el mes que viene. Si no son capaces de contestar con precisión, algo en tu sistema de comunicación está fallando.

La comunicación en tu salón de belleza es un elemento que necesita fluir constantemente. Para crecer, y progresar, todos necesitan tener claro su rol dentro de la organización.
Empezaremos diciéndote lo que tienes que evitar a toda costa si quieres alcanzar tu meta.

a) Una gran presentación a todo el equipo una sola vez al año, seguida de un par de e-mails no es suficiente para que tus colaboradores entiendan su responsabilidad en función del crecimiento del salón. Se trata de mantener la comunicación de forma constante. ¿Piensas poder ganar una guerra explicando el plan de ataque una sola vez?

b) Una pizarra de resultados pegada a la pared no significa nada, a menos que tú no expliques su función. ¿Estás seguro que todos entiendan hasta qué punto están contribuyendo al éxito del negocio?

c) No te olvides nunca de revisar los resultados de cada uno de los miembros de tu equipo de forma constante. Cuando decimos de forma constante, entendemos a diario. Si te olvidas de actualizar esta información, no podrás mantener un estricto control sobre el rendimiento de tus empleados.

d) Reunirse con tus empleados con regularidad es la mejor forma de cuidar la comunicación. Si decides organizar una reunión semanal, mantén el compromiso. No hay nada peor que procrastinar y no ser fiel a tus palabras.

Ahora que sabes lo que tienes que evitar, vamos a ver lo que tienes que hacer para alcanzar la meta en tu salón, o spa.

1) ¿Qué método usarás para medir los resultados?: Antes hemos mencionado una pizarra pegada a la pared, pero hay diferentes métodos que puedes usar para mantener bajo control el rendimiento de tus empleados. Lo importante es elegir un método que sea fácilmente comprensible y con el que todos se sientan cómodos.

2) ¿Quién será el responsable de actualizar la información acerca de los resultados?: ¿Tendrás que hacerlo tú, o puedes asignar la tarea a un miembro del equipo? En este caso también, la elección tendría que tomarse en equipo.

3) ¿Cómo podrán acceder a la información tus empleados?: Si pegas una pizarra a la pared, para tus empleados será más fácil acceder a la información acerca de su nivel de rendimiento. Sin embargo, también un Excel entregado en mano semanalmente podría funcionar. Lo importante es que acceder a la información sea fácil.

4) ¿Cuándo y con qué frecuencia organizarás las reuniones periódicas?: Decidir un día y una hora para tus reuniones periódicas, es la mejor manera para asegurar su eficacia. Estas reuniones tendrían que ser breves y contestar a las siguientes preguntas: ¿A qué nivel estamos? ¿Adónde vamos? ¿Cuándo llegaremos? ¿Cómo llegaremos ahí?

Como ves, el flujo de información es muy importante si quieres alcanzar la meta que te has planteado. Si no estás midiendo el nivel de rendimiento de tus empleados, y no te comunicas con ellos de forma eficaz, ha llegado la hora que empieces a hacerlo. Para alcanzar la meta en tu salón se necesita trabajar en equipo. ¿Aceptas el desafío?