Una postura proactiva en todo momento ante tu negocio

reactive-proactive

Adelántate a los nuevos tiempos en tu negocio

Si tienes un negocio, no olvides que hay que ser proactivo y estar siempre un paso por delante de lo que dicta la tendencia y las nuevas tecnologías. Esto se llama ser proactivo, es una forma de actuar para lograr siempre la mayor rentabilidad de un negocio.

Principales acciones a tener en cuenta para gestionar tu negocio con éxito

 

  • Análisis de tu negocio:  Saber qué facturas y cuantas citas gestionas al mes puede parecer suficiente para llevar tu negocio, pero, ¿cómo puedes mejorar tus resultados si no tienes la información completa?

 

  • Necesitas saber, además de la facturación, el número de citas por mes y el gasto medio por cita. El gasto por servicio y por venta de productos (además de saber qué volumen de citas y gasto medio genera cada empleado, en el caso en que tengas más de uno).

 

  • Otro dato imprescindible es saber el número de clientes fidelizados que tiene tu negocio y la frecuencia de visita, estos datos son claves para establecer la capacidad de crecimiento que puedes tener en tu negocio y sobretodo qué puedes mejorar.

 

  • Alterando sólo uno de los factores que hemos comentado, por ejemplo el ticket medio por cliente, puedes aumentar la facturación y el beneficio, prácticamente sin hacer esfuerzos operativos. Pero  eso solamente puedes hacerlo contando con los datos reales de tu centro.

 

Una vez tengas claros los datos clave del rendimiento de tu negocio, deberás marcar tus líneas de actuación, en función de tus objetivos:

  1. Aumentar clientes.
  2. Aumentar ventas (productos y servicios).
  3. Fidelizar a tus clientes.
  4. Mejorar el rendimiento de tus empleados.

Estos pueden ser tus objetivos a medio plazo, una vez hayas detectado de qué manera puedes mejorar tu negocio.

La siguiente fase es, marcar acciones para conseguir tus objetivos, pero, tan importante como las acciones es saber el resultado de lo que hagas, o de lo que cambies. Es importante no intentar hacer muchos cambios de una vez, empieza por un par de acciones y evalúa el impacto que tiene en tu negocio. Así sabrás si vas por el buen camino.

Aunque parece muy complicado de entrada, tienes que tener en cuenta que es sencillo abarcar tus objetivos si puedes tener los datos necesarios.  Nuestra experiencia en el sector nos dice que es fácil perderse en los datos si no se focaliza en los puntos clave.

Nuestra herramienta de control de rendimiento te muestra en una vista los indicadores clave, analizados mes a mes de forma automatizada y comparándolos con períodos anteriores (para que puedas ver la evolución) y con centros similares de tu zona (para que puedas saber en qué podrías mejorar respecto a tus competidores).

Asegúrate de establecer tus objetivos a medio plazo (trimestrales por ejemplo) pero márcate también objetivos anuales para mantener el progreso continuo. Si cuentas con la información necesaria podrás preparar tus estrategias para centrarte en lo que tu negocio necesita.