Los peluqueros que hicieron brillar a las estrellas del Hollywood clásico

peluqueros-en-Hollywood

¿Quién no recuerda a Gregory Peck y a Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma (Roman Holiday)? ¿O a Marilyn Monroe en Con Faldas y a lo Loco (Some Like It Hot)? Las grandes estrellas del Hollywood de los cincuenta y los sesenta nos dejaron grandes memorias, acompañadas de guiones que todavía hoy pueden aguantarle el tipo a cualquier película taquillera. Son iconos de nuestra cultura, no sólo de la estadounidense, nos guste más o menos, y sabemos de su vida, gustos y costumbres, pero raramente sabemos quién estaba detrás de ese estilo que marcó una época. ¿Quién los peinaba?

MONSIEUR ANTOINE

Probablemente todo empezó con Antoni Cierplikowski, más conocido como Monsier Antoine de París, puesto que abrió su primer salón en la ciudad de la luz. Él fue el primer peluquero de celebridades, justo en los inicios del Siglo XX, cuando la industria de la cinematografía apenas echaba a andar, luego de que los hermanos Lumière obraran el milagro en 1895. Inspirado en Juana de Arco, Antoine inventó el hoy famosísimo y normalizado corte bob. Sin embargo, en la época se trató de una verdadera revolución que tardó años en superar el rechazo de los estándares sociales. Antoine peinó a figuras icónicas como Coco Chanel, y más tarde, a personalidades como Greta Garbo, Brigitte Bardot o a la primera dama estadounidense Eleanor Roosevelt. Murió en 1976, con 91 años.

SIDNEY GUILAROFF

Greta Garbo también pasó por las habilidosas manos de Sidney Guilaroff, discípulo de Antoine y seguramente el primer peluquero especializado en tratar a las estrellas de Hollywood. Eso fue cosa de Joan Crawford, que lo conoció justamente en el salón de Monsieur Antoine y lo fichó para la Metro-Goldwyn-Mayer, la del león rugiente. Guilaroff se codeó con la flor y nata: peinó a Marlene Dietrich, a Marilyn Monroe e incluso peinó a Grace Kelly para su antológica boda con Rainiero de Mónaco. Además, fue el primer hombre soltero que adoptó en todo Estados Unidos, y ello, superando las trabas que le puso California. Falleció en 1997 a los 90 años.

VIDAL SASSON

Si bien este británico que falleció en 2012 no dedicó toda su carrera al cine, sí fue el autor de algunos de los cortes más reconocibles, como el bob modernizado de mediados del Siglo XX. Por ejemplo, uno de sus trabajos más reconocibles es el sorprendentemente corto peinado que llevó Mia Farrow en La Semilla del Diablo (Rosemary’s Baby).

KENNETH BATELLE

Sin duda, Mr. Kenneth es el más legendario de todos los peluqueros del Hollywood clásico. Nacido en Syracuse, Nueva York, el joven Batelle empezó a forjarse como estilista en la adolescencia, y logró abrirse camino poco a poco hasta entrados los cincuenta. A inicios de la década, empezó a atender trabajos que muchos en el salón donde trabajaba rechazaban porque no dejaban propinas ni había comisiones. Eran sobretodo modelos y trabajadoras de agencias de Manhattan. Un día apareció por allí una casi desconocida Jacqueline Kennedy, Mr. Kenneth le rehizo el peinado, y la futura primera dama quedó tan satisfecha que empezó a difundir el nombre del joven peluquero. Así, fue Kenneth quien elaboró el ilustre bouffant de Jacqueline en 1961.

Su fama creció y creció, hasta el punto de convertirse en el peluquero de cabecera de Marilyn Monroe cada vez que estaba en Nueva York. De hecho, Kenneth fue quien peinó a Marilyn en su famoso Happy Birthday to You al entonces presidente Kennedy en Madison Square Garden. Kenneth construyó un verdadero imperio en Nueva York, que duró hasta los años noventa, cuando su salón quedó reducido a cenizas en 1990. Hasta su muerte en 2013, continuó trabajando, buscando otros lugares donde continuar deleitando a la sociedad neoyorquina con su destreza y estilo.