20 consejos prácticos para exprimir la campaña navideña en tu salón de belleza

guia_marketing_en_punto_de_venta

La campaña navideña es uno de los momentos comerciales más importantes del año, pero por ello presentan una presión extraordinaria. La competencia es máxima y las aspiraciones de ventas se disparan.

Por ello, vamos a ayudarte. En primer lugar, un márqueting visual fuerte es imprescindible como punto de partida para lograr un aumento de ventas destacado, y para ello será esencial crear un escaparate vistoso y una distribución del local atractivo. No olvides que cuanto más fácil se lo pongas a tus clientes, más gastarán.

Aprende a establecer los objetivos básicos de márqueting en el punto de venta: Captar atención, despertar interés, crear deseo y motivar compras cíclicas.

Por eso, aquí presentamos 20 consejos de márqueting en vuestro local enfocados a Navidad:

1 – Evita mandar mensajes confusos

Por ejemplo, si tus estanterías están llenas de productos más o menos asequibles, puestos todos juntos, entonces el mensaje es que las compras allí serán sencillas, que el comprador podrá encontrar muchos productos a buen precio. Te será muy complicado hacer destacar un producto de verdadera calidad más exclusivo. Un producto de este tipo destaca mejor solo, quizás con una iluminación cuidada para demostrar que es un producto llamativo y especial.

2 – La altura del ojo es la altura de compra

Esta es una técnica más que sobradamente probada. Fíjate en los supermercados: Las marcas de calidad están a la altura del ojo, todo lo que el establecimiento prioriza está ahí. Las marcas blancas o productos sin tanta salida se encuentran en los estantes inferiores, y raramente los estantes superan el metro noventa de altura. Funciona.

3 – Equilibra tus presentaciones

Crea una distribución de los productos que se vea equilibrada y que no esté demasiado cargada. Sitúa los productos más oscuros abajo, ya que se ven más pesados, y ubica los más claros y coloridos arriba.

4 – El color del producto afecta la actitud del comprador

La psicología de los colores es importantísima en márqueting , porque nuestros cerebros están programados para reaccionar de manera distinta a cada uno de ellos.

El rojo es un color festivo que atrae la atención de manera inmediata y provoca emociones fuertes. Es muy útil para estimular compras compulsivas, pero no abuses de él, porque también evoca ofertas y descuentos.

Para las gamas lujosas, lo que mejor funciona son el plateado, el negro y el dorado, porque evocan inmediatamente lujo y sofisticación.

Dadas las convenciones sociales, no es recomendable usar tonos como el lavanda, el rosa, el púrpura o el violeta para vender productos masculinos. No funcionan.

Si una infinidad de compañías de seguros y bancos usan tonos de azul oscuro es porque inspiran confianza y calma.

Una alternativa al rojo para marcar las ofertas es el naranja, porque es algo menos fuerte y festivo y de todos modos transmite que un producto es asequible, aunque cuidado, hay quien lo ama y hay quien lo odia.

El verde es amigable y relajante, y está fuertemente asociado con toda clase de productos naturales, ecológicos y/o orgánicos.

5 – Una iluminación especial acentúa los productos “best sellers” que más venden

La luz adecuada guía la vista hacia los productos que queremos potenciar. Puede ser algo tan sencillo como usar una bombilla de un color distinto para iluminar un estante.

6 – Los impares atraen más

El ojo tienden a fijarse más en grupos de objetos de números impares. Sí, de verdad. Así que si colocas varios productos juntos, elige grupos de tres, cinco o siete, y no de dos, cuatro o seis.

7 – Más con menos

Los productos pequeños requieren un tratamiento cuidadoso cuando se exponen. Por un lado, si se amontonan, se pierde completamente su presencia, pero por otra, solos se ven demasiado tristes y poco relevantes. Suele ser buena opción crear grupos del mismo producto. Por ejemplo, cinco pintalabios se ven irrelevantes; 35 envían un mensaje potente.

8 – Una etiqueta clara es buen márketing

Nadie quiere tener que preguntar el precio. Suena a que no puedes permitirte demasiado. Es vergonzante para el cliente. Pónselo fácil, siempre usa etiquetas individuales claras o usa las etiquetas de estante marcando el precio, el nombre y el tamaño del producto (por ejemplo, el volumen de un perfume en mililitros).

9 – Toma ideas de los que saben más

Los supermercados saben un par de cosas sobre hábitos de consumo. Por ejemplo, no es casual que pongan productos pequeñitos o baratos en las filas de las cajas para impulsar últimas compras. Haz lo mismo, coloca cestitas de detallitos en la caja o en la recepción para arañar unas ventas extra.

10 – Pon carteles en todas partes

En esta época del año es frecuente que los clientes tengan mucha prisa, ya que las compras navideñas se acumulan y se suman a la habitual lista de recados por hacer y horarios apretados que todos tenemos. Por tanto, de nuevo, pónselo fácil: Coloca carteles, señala cada pasillo, haz que la gente sepa inmediatamente y exactamente qué encontrará dónde. Y si por ejemplo tienes productos que van acompañados de un cartel de publicidad de alguna famosa o famoso, asegúrate de colocarlo justo al lado del producto en cuestión. Que no se pierdan.

11 – Usa la psicología en la distribución de tu salón

Las investigaciones de tienda revelan que la mayoría de la gente se dirige hacia la derecha inmediatamente después de entrar en una tienda. Seguramente es porque la mayoría de la gente es diestra. Además, los occidentales leemos de izquierda hacia derecha. Explota esta tendencia poniendo, por ejemplo, combos, paquetes, las mejores ofertas y regalos del lado derecho del local.

12 – Despierta los sentidos del cliente

Las estrategias de márqueting en el punto de venta no se acaban en las distribuciones y la iluminación. ¿Qué tal si usas unas velas aromáticas para generar olores reconfortantes? Usa playlists diferentes; no abuses de los villancicos. Cansan.

13 – Asegúrate de limpiar

Vale, llegó la campaña navideña y estás apurada o apurado. Lo entendemos, pero eso no es excusa para descuidar los cuidados básicos para tu salón. Las peluquerías, por ejemplo, tienen especial tendencia a acumular polvo, así que asegúrate de que al menos una vez por semana limpias todos los estantes, incluidas las botellitas y productos varios a la venta.

Ahora pasamos al exterior:

14 – Elige una temática navideña para tus ventanas o escaparates

Una acumulación de cosas distraerá al ojo del transeúnte. Elige un tema, o una historia, y pégate a ella. Por ejemplo, elige algo así como la diversión familiar, una pelea de bolas de nieve, o el trineo de Papá Noel. Elige cuidadosamente los colores y la iluminación.

15 – Introduce movimiento

Estamos muy acostumbrados a ver escaparates estáticos. ¿Es lógico, no? Por eso, nada atraerá más la atención que el movimiento. Puedes usar una plataforma giratoria, quien sabe, quizás un trenecito, o simplemente un pequeño ventilador que haga ondear unos lacitos.

16 – Usa diferentes tamaños para diferentes audiencias

Quien pase caminando frente a tu escaparate podrá ver pequeñas botellas de perfume, o pintalabios, pero los conductores que pasan en coche, no. Por eso, es buena idea usar una combinación de productos pequeños y productos, o al menos presentaciones, grandes.

17 – Diversifica el uso del espacio

En vez de poner una botella junto a otra en una línea horizontal, prueba a colocarlas una encima de otra, si es posible, para genrar una presentación diferente y atractiva.

18 – Prueba a usar espejos

Si el escaparate es muy pequeño, es posible que sea complicado hacerlo llamativo, así que una buena opción puede ser usar espejos para generar un efecto que potencia el espacio. Puedes usarlos también en el interior del salón.

19 – Una iluminación creativa aumenta las ventas

Una iluminación estratégica destacará más para los clientes con más prisa. No es necesario que hagas grandes inversiones; un par o tres focos bien distribuidos y usados con inteligencia harán destacar productos, tu negocio en general, y generarán interés.

20 – Toma fotos

Una última buena idea es tomar fotos de tus presentaciones navideñas, tanto dentro del salón como de los escaparates. Puedes registrar como fue el resultado en cada ocasión y contrastarlo con las ventas. Incluso puedes publicarlas en tus perfiles en redes sociales para tratar de maximizar el impacto de tu esfuerzo.

Sabemos que hay muchas opciones e ideas, ¡si aplicas algunas de ellas superarás la prueba con éxito!