La importancia de gestionar correctamente las finanzas de tu salón o spa

finanzas salón de belleza

En nuestro blog hemos hablado muchas veces de la importancia para los propietarios de salones de belleza, y spa, de pasar a la acción para arreglar lo que no funciona en su negocio, o mejorar algunos aspectos del mismo.

En este artículo nos centraremos sobre el tema financiero, el más importante en absoluto. Si no eres capaz de conseguir suficiente beneficio de tu actividad, o si tus gastos son mayores que tus beneficios, tienes un problema. A veces, se trata sólo de aprender cómo gestionar eficazmente este aspecto.

Es posible que, en algún momento, te hayas encontrado en las situaciones que describiremos a continuación. A ser así, tendrías que pensar si ha llegado el momento de poner a un lado tu pereza, y de hacer algo concreto para cambiar la situación.

- Vivir al límite: muchos propietarios de salón de belleza, o spa, mantienen un estricto control sobre su cuenta del banco, para entender si son capaces de afrontar los gastos de la actividad. ¿Sabes qué significa eso? Que no tienen idea de la relación que existe entre sus beneficios y gastos; es decir, de su realidad financiera.

Eso se podría definir un “vivir al límite”. ¿Qué pasaría si un día te dieras cuenta que no tienes suficiente dinero para pagar a tus empleados, el alquiler del local etc.? Es una clara señal que no estás haciendo las cosas de la forma correcta.

- Y el número es…: Para entender si tienes toda la información necesaria para administrar correctamente las finanzas de tu negocio, tendrías que hacerte una simple pregunta: “¿El año pasado cuál fue el beneficio total de mi negocio?” Si sabes contestar con precisión, ¡enhorabuena! Si tienes dudas, o no eres capaz de definirlo precisamente, algo va mal.

Aunque parezca raro, son muchos los propietarios de salones de belleza, o spa, que no tienen presente esta información. Eso refleja un problema muy grande de gestión. Normalmente, una situación parecida puede durar poco tiempo, antes de que acabe en un desastre. Mantén siempre bajo control gastos y beneficios, ten en mente tu balance a la perfección, o tendrás que enfrentarte a dificultades en el momento en que no dispongas de suficiente liquidez.

- La relación entre gastos de personal y facturación: Este es uno de los puntos más importantes a tomar en cuenta. Si tus gastos de personal equivalen como mínimo al 45% de tu facturación, se podría decir que tus empleados estén literalmente “matando al negocio”. Claramente, no es culpa de tus empleados, sino de las elecciones que tomaste tú en su momento acerca de cuanto personal necesites, y de sus responsabilidades.

Dicho eso, ha llegado el momento de tomar decisiones. Analiza bien la situación e intenta entender si el número de empleados de tu equipo es apropiado. ¿Eres capaz de mantener ocupados a todos? ¿Acabas pagando a tus empleados un número excesivo de horas durante las cuáles no tienen clientes para atender? ¿Esos empleados contribuyen activamente en la búsqueda de nuevos clientes y en la retención de los clientes antiguos? Solo tú tienes la respuesta a estas preguntas, pero contestarlas es el primer paso para cuidar de tus finanzas.

- Atrapado en la trampa del “freelancer”: Es posible que en tu salón de belleza, o spa, trabajen algunos profesionales autónomos. Es posible también que hayas elegido esta forma de contratación, porqué más “barata” respecto al contrato laboral. Sin embargo, el trabajador autónomo pone más resistencia cuando se trata de asimilar la cultura de empresa, o de hacerse cargo de responsabilidades que no están directamente relacionadas con su trabajo. Es decir, que su productividad se ve afectada por el hecho de “ser freelancer”. A veces, ofrecer un contrato laboral a una persona comprometida, en lugar que a dos trabajadores autónomos, aumenta el ratio de productividad.

No tengas miedo de ofrecer un contrato laboral, cuando percibes que valga la pena. Puede que tengas la impresión que acabarás pagando más, pero si ese dinero extra sirve para obtener un nivel de productividad mayor, los beneficios a nivel económico se notarán en tiempos breves.

Gestionar correctamente las finanzas de tu salón de belleza, o spa, no es siempre fácil. Sin embargo, si pones atención en pequeños detalles como los que acabamos de enseñarte, la tarea te parecerá más levadera. ¡Pasa a la acción!