Cómo el marketing sensorial puede ayudar al crecimiento de tu peluquería o spa

Spa

La memoria involuntaria es responsable de ese mecanismo que nos hace asociar olores, sonidos y sabores a recuerdos pasados. Elementos como el perfume, un sonido o color pueden llevarnos con la mente a otros lugares y hacernos vivir sensaciones, muchas veces, en contraste con las que estamos viviendo actualmente. Por ejemplo, el olor a coco percibido durante un día de invierno puede proyectarnos a una playa tropical y darnos una sensación de calor y bienestar.

Este mecanismo involuntario puede ser utilizado en spas o salones de belleza para crear una experiencia sensorial que se quedará impresa en la mente del cliente hasta su próxima visita. Aquí van algunos ejemplos:

Experiencia olfativa: Utilizar olores y esencias en tu salón o spa puede afectar positivamente al humor y estado de ánimo del cliente. La experiencia se traduce en recuerdos positivos que surgen a la superficie a través del olfato. Puedes dar a tu spa un olor característico que permita al cliente recordar su primera visita cada vez que venga a verte. Si asocias este olor a la venta de algún producto caracterizado por la misma esencia, permitirás al cliente llevarse a casa un “trocito” de tu centro.

Experiencia auditiva: Las olas del mar, el viento que sopla entre las hojas y el sonido de la lluvia traen recuerdos asociados al lugar de vacaciones favorito del cliente, o a una isla lejana donde le gustaría estar. Puedes utilizar los sonidos de la naturaleza para distinguir tu marca y hacerla reconocible.

Experiencia asociada a los elementos: Viento, agua y fuego crean un ambiente muy impactante en tu centro. Fuentes de agua, luces, velas y otros efectos que aprovechen los cuatro elementos pueden hacer de tu spa o peluquería un lugar único.

Experiencia asociada a los colores: Los colores de tu peluquería o spa pueden ser otros válidos elementos para darle un signo distintivo. Elige siempre mantener consistencia entre los colores de tu marca y del ambiente. Utiliza los colores para despertar sensaciones placenteras y relajantes. La memoria involuntaria se pone en marcha sobre todo a través de la vista.

¡Disfrutar!